¿Debo Vender o Arrendar mi Propiedad?
Febrero 22, 2018
El Negocio de Comprar, Reparar y Vender Casas
Febrero 26, 2018

Ciclovías: Santiago Ciudad más Inclusiva

Es la primera vez en sus 27 años que Elías Valencia, ingeniero y deportista de surf adaptado, puede andar en bicicleta. En vez de pedalear con sus pies, lo hace con sus manos en una bicicleta que se encuentra hecha especialmente para usuarios en situación de discapacidad. Desde el primer domingo de la marcha blanca el pasado 7 de enero, no ha dejado de ir a las ciclovias, pudiendo disfrutar de un paseo por la CicloRecreoVía junto a su polola que en su bicicleta convencional también lo acompaña en este nuevo deporte que Valencia ha descubierto.

“Gracias a la iniciativa de los chicos de Wheel the World ahora por primera vez usé ciclovías y fue bacán, la sensación de velocidad, el viento, de poder pedalear junto a mi polola que anda en bicicleta convencional igual es rico”, dice.

En la esquina de Pedro de Valdivia con Los Navegantes, desde hace cinco domingos se pueden ver las bicicletas que la organización Wheel the World ha provisto para usuarios con discapacidad y donde los voluntarios del proyecto Santiago Cycling se disponen a ayudar a quienes quieran probarlas. El proyecto busca instaurar definitivamente desde el 4 de marzo seis bicicletas nuevas, con distintos atributos para las necesidades de los usuarios que lleguen a usarlas, otorgando un espacio de recreación y relajo a través del deporte.

Esta es la primera vez que Wheel the World llega con una iniciativa de estas ciclovias a la Región Metropolitana. Co-fundada por Álvaro Silberstein, que a los 18 años sufrió una accidente que lo dejó tetrapléjico, y Camilo Navarro, quien se encarga de los proyectos desde California, esta empresa ha habilitado rutas para deportes como trekking , buceo o bicicleta para personas en situación de discapacidad en lugares como Torres del Paine, Isla de Pascua y Cochamó.

La decisión de realizar este proyecto por primera vez en Santiago en la CicloRecreoVía de Providencia se debe a su ubicación. “Partimos aquí porque es un lugar accesible para los usuarios, cerca del metro y además cierran la calle los domingos y el espacio por donde pueden andar es grande”, dice Juan Pablo Pinto, kinesiólogo y mánager de Santiago Cycling.

La idea es que las personas puedan disfrutar del deporte y de manera gratuita. Cada bicicleta puede costar alrededor de cuatro mil dólares, sin contar el gasto de traerlas desde el extranjero porque en Chile no se fabrican. “Por eso nuestra idea con este programa es que nosotros resolvemos la logística para todas las personas y así a ellos se les hace mucho más fácil poder utilizarlas”, dice Álvaro Silberstein.

La marcha blanca ha sido financiada por la Embajada de Estados Unidos, aunque ya para marzo esperan contar con más patrocinadores, como lo han sido Banco de Chile, Colmena, Columbia y Royal Guard para proyectos anteriores como el de Rapa Nui, que se realizó en noviembre del año pasado. “Partimos probando poniendo las bicis en la calle, viendo si la gente se motiva y está pasando, y eso es lo que nos valida para ir a tocar puertas para financiamiento”, dice Silberstein.

Además, Inclusive Cycling International, una organización con base en California se encuentra colaborando con Wheel the World para llevar este proyecto que por primera vez se realiza en Sudamérica, mientras también se encuentran apoyando a Ecuador para desarrollar la iniciativa.

Cada domingo nuevos usuarios se suman a probar estas bicicletas, además de quienes ya lo han hecho y siguen asistiendo. “Invitamos gente a través de los conocidos de Álvaro, de kinesiólogos que conozco, del boca a boca, y hay muchos interesados. Tenemos la marcha blanca llena de gente inscrita en horarios que elaboramos para que todos tengan la oportunidad de pedalear”, dice Pinto.

El pedaleo en conjunto 

Los domingos no solo se va a pedalear a ciclovias, sino que es una instancia para compartir entre usuarios y voluntarios, que ayudan a quienes lo necesiten, como por ejemplo para trasladar a alguien de su silla convencional a la silla de la bicicleta.

Leila Lesser, kinesióloga de la Universidad Andrés Bello y especialista en neurorrehabilitación, ha sido voluntaria desde hace tres domingos. “Uno piensa que es algo simple, pero el hecho de volver a subirse a una bicicleta o intentarlo por primera vez… para ellos es súper significativo y aprendo mucho de ellos”.

Los voluntarios ahora son más bien conocidos, pero según Pinto para el lanzamiento oficial esperan contar con el apoyo de estudiantes de Kinesiología de la Universidad San Sebastián, a través de un programa de voluntariado. “Igual no es necesario ser kinesiólogo para ayudar, solo se necesita motivación y empatía con el otro”, señala.

Elías Valencia, que como deportista de surf adaptado ha ido a representar a Chile a campeonatos internacionales, considera que la iniciativa ha sido significativa para él. Valencia sufrió una lesión y todavía no puede volver a practicar su deporte favorito aunque la bicicleta lo ha ayudado. “Complementa mi entrenamiento, me ayuda con el braceo que es esencial para el surf”.

La idea detrás de Wheel the World, según Silberstein, es desarrollar experiencias recreacionales, en distintos lugares turísticos de Chile y el mundo. En ese sentido, ellos se consideran creadores de rutas que después pueden ser usadas por otros. “La idea es lograr una plataforma web de paquetes de experiencias inclusivas turísticas, para que la gente vea dónde quiere ir y busque a través de ella su próximo destino”.

En el caso de las bicicletas, Santiago es el conejillo de Indias para ver cómo llevarlo a cabo de manera exitosa y luego poder expandirlo a otras ciudades. Por mientras, para pedalear en una de las dos bicicletas disponibles durante la marcha blanca, lo único que falta es inscribirse en la página web www.gowheeltheworld.com y la motivación de intentarlo.

La ruta de ciclovias de Santiago Cycling engloba las comunas de La Reina, Las Condes, Providencia y Santiago que suman 34 kilómetros de recorrido.

Fuente: El Mercurio

remaxchile